¿Cómo han pasado el confinamiento...? Esther Gómez y Silcerino

Hola, marineros.

Hace nada os escribía empezando la desescalada para saber cómo habían pasado el confinamiento Edgar Ortiz y Olalla Eiriz y, de repente, estamos ya en la nueva normalidad. ¿Vosotros cómo la lleváis? 

Yo sigo pensando en los meses que estuvimos encerrados en casa. Por eso, hoy vamos a descubrir cómo han pasado el confinamiento otras dos personas conocidas en la ciudad en diferentes vertientes: Esther Gómez y Silcerino. 

Esther Gómez, librera


Si eres amante de los libros seguro que sabes quien es Esther Gómez, y si no la identificas por el nombre personal, tal vez lo hagas por su librería, Moito Conto, en San Andrés, 35. 

Esther dice que ha pasado por diferentes "momentos lectores" durante la cuarentena pero que ahora ya ha recuperado la concentración y está segura de que "este verano viajaremos mucho desde el sofá o la tumbona o sentados en una piedra en el campo". Y precisamente sentada en el  jardín contesta a estas preguntas para Llegando a puerto.


Sois una librería de referencia en la ciudad. ¿Cómo afrontasteis el anuncio del estado de alarma y, por tanto, el cierre de Moito Conto?

Nuestra reacción fue el desconcierto, la tristeza por todo lo que se nos venía encima a toda la sociedad, la preocupación y el pensamiento de cuidarnos.


¿Cómo era tu rutina diaria?

No fui capaz de establecer una  rutina diaria. Mis hábitos se fueron adaptando al paso de los días. Al principio muy pendiente de la información, más tarde surgieron muchas conversaciones virtuales con personas relacionadas con mi sector. Horas de mucha reflexión. 

Foto cedida por Esther Gómez


¿Qué fue lo peor del confinamiento?

No podría decir que fue lo peor. Vivo en una casa con campo, así que fue un confinamiento de privilegio. Diría que lo peor es el desconcierto, la preocupación por la salud y la tristeza de ver cada día el sufrimiento de tantas personas afectadas. 


¿La lectura te ayudó? Mucha gente dice que no estaba centrada y no podía leer tanto como acostumbra. Otros, en cambio, al fin encontraron tiempo para ello.  

La lectura me ayuda siempre. Fui pasando por todos los momentos lectores. Los primeros días muy poca lectura, luego fui volviendo y descubriendo libros pendientes.


¿Creéis que las librerías deberían haber sido consideradas sector esencial como sucedió con la prensa o las telecomunicaciones?

No creo que las librerías tuviesen que haber sido sector esencial, pero creo que tampoco se debió permitir la venta de libros en supermercados o por internet. 


¿Realizasteis algún tipo de acción en redes sociales para que Moito Conto no parase?

En Moito Conto las redes sociales suelen estar activas, aunque durante el confinamiento no hemos hecho muchas publicaciones. Nos hemos contenido bastante o no teníamos mucho que contar, el momento nos pedía reflexión y, personalmente,  me sentía invadida de publicaciones que no me interesaban nada. El parón también lo hemos aplicado a redes. 


Entre otras fechas destacadas, vivimos confinados el Día del Libro, ¿cómo lo celebraste en lo personal? ¿Y la librería organizó algún evento online?

El Día del Libro de este año fue muy triste. Mantuvimos comunicación entre nosotras y con mucha gente amiga de la librería. Lo vivimos recordando otros días más bonitos y pensando que quedaba poco para volver. No organizamos eventos online ni para el Día del Libro, ni ninguno durante el confinamiento. Fue una decisión meditada. 

No creo que las librerías tuviesen que haber sido sector esencial, pero creo que tampoco se debió permitir la venta de libros en supermercados o por internet
 
Ahora habéis reabierto, ¿cómo lo habéis hecho?

Desde que hemos abierto el público nos está respondiendo. Tenemos una clientela maravillosa que valora nuestro trabajo y nos ha esperado en gran medida. Hemos empezado con cita previa, luego horario reducido y ahora nos vamos acercando al horario habitual. Con mascarilla y gel, cómo procede, y controlando el aforo. El espacio es grande en metros, así que no tenemos mucho problema de controlar accesos. 

La gente es muy educada y concienciada. Mucha emoción  por los reencuentros y muy buena energía. Nos transmiten cuánto se alegran de que estemos todas trabajando de vuelta (el equipo está al completo) y nos encargan libros de todas partes de España, gente que venía y a la ciudad y siempre nos visitaba, otra que nos sigue en redes etc. 


¿Os consta que algunos clientes aún no se atreven a volver?

Algunos clientes no se atreven, es cierto, pero también han venido muchos que nos confiesan que es la única compra que han realizado. Otros encargan y recogen en la puerta con cierta tensión. Hay diversos comportamientos.

¿Cómo veis el futuro a corto plazo de vuestro sector y, en general, de la sociedad?

Veo el futuro con optimismo contenido. Creo que es necesario para avanzar. La vida ya nos trae malas noticias en cualquier momento. Trabajo para el presente, pero intentando no perder el tren del futuro. Semana a semana. Creo que el otoño y la Navidad serán los grandes indicativos de cómo vendrá el futuro. De momento, sigamos manteniendo distancias y haciendo lo que nos piden. 

Ahora ya he recuperado la concentración lectora y sigo recomendando a todo el mundo que no dejen de leer. Este verano viajaremos mucho desde el sofá o la tumbona o sentados en una piedra en el campo.


Silcerino, tuitero


Si vosotros sois más de redes sociales que de libros, entonces os interesará la siguiente entrevista con Guillermo, uno de los tuiteros más famosos de A Coruña.  ¿No os suena? Eso es porque vosotros lo conocéis por Silcerino ¿Ahora sí, verdad?

Ya os lo presenté allá por 2016 (¡madre mía cómo pasa el tiempo!) en Los perfiles (no) ocultos de A Coruña II pero hoy vamos a descubrir cómo llevó la cuarentena y, sobre todo, cómo se las arregló Silcerino para mantener activas sus redes sociales y seguir contando la actualidad de A Coruña sin salir de casa. 

¿Cómo han pasado el confinamiento...? Silcerino
Silcerino dedicó parte de la cuarentena a seguir formándose


¿Cuál era tu rutina diaria, si es que la tenías?

La verdad es que rutina no había mucha: Los días tendían a ser diferentes unos de otros, sin planes y haciendo lo que iba surgiendo. Además de las tareas que tenemos todos en nuestra vida diaria en casa o laborales, mi tiempo libre solía disfrutarlo paseando habitualmente por las diferentes zonas de la ciudad, curioseando todas aquellas novedades que te podías encontrar por la calle, tanto en lo relativo a obras, eventos o las habituales noticias que suelen pasar. Y sobre todo charlar mucho con mi gente, ya fuera por redes o en persona tomando algo en algún sitio.


¿Cuál fue tu situación laboral? ¿Teletrabajabas?

No, no teletrabajo. En los días anteriores a la declaración del estado de alarma, aquello en lo que estaba metido se canceló por completo. Así que toca esperar a la “nueva normalidad” a ver que pasa.


¿Te has “refugiado” en alguna actividad nueva: deporte, cocina, lectura… para llevar estas
semanas?

Nueva no, las mismas de siempre, solo que con mucho más tiempo dedicado al tener que estar tanto tiempo en casa. Lectura de revistas, libros, algunos tutoriales para aprender nuevos programas de informática, estudiar aún más temas sobre funcionamiento y contenido de redes sociales. Y sobre todo, muchas películas y series para pasar el rato.


¿Qué es lo que más echaste de menos o que peor llevaste del confinamiento?

Pasear al lado del mar, el paseo marítimo, especialmente la zona de la Torre de Hércules.


Si algo caracteriza tus cuentas es que cubres lo que pasa en A Coruña casi al momento. ¿Cómo lograste mantener la actividad desde casa? Tengo entendido que te enviaban fotos.

Mi perfil de Twitter siempre ha funcionado gracias a la enorme participación de los demás tuiteros de la ciudad que con sus avisos, menciones y mensajes, hacen que entre todos nos enteremos de todo lo que pasa. Con el confinamiento esto se incrementó muchísimo, y no solo en Twitter, también en Facebook e Instagram. 

Desde el momento que dije que evidentemente no iba poder ir en persona a los sitios para compartir las cosas que pasaran, todos los días me enviaban (y envían) las cosas que estaban ocurriendo y que veían desde sus ventanas. Estoy súper agradecido por ello, se hizo mejor el confinamiento pudiendo ver la ciudad a través de lo que veían ellos desde sus ventanas. 

Desde el momento que dije que no iba poder ir en persona a los sitios, todos los días me enviaban las cosas que estaban ocurriendo y que veían desde sus ventanas. Estoy súper agradecido por ello.


¿Notaste un cambio en el contenido de las redes durante esta época? ¿Para bien o para mal?

Lo hubo en los dos sentidos. Para mal: se multiplicaron una barbaridad las discusiones políticas, discusiones muy fuertes en muchos casos. Y también las discusiones por temas que en otros tiempos no pasarían a mayores, acababan por endurecerse infinitamente. Si ya habitualmente hay discusiones en
Twitter, se ve que el confinamiento empeoró mucho esta convivencia en redes.

Y el tema de los bulos. Normalmente ya hay que estar siempre muy atento a lo que se lee en redes sociales porque los fakes están a la orden del día, pero desde la declaración del estado de alarma esto también empeoró. Había numerosísimas “noticias” salidas de Whatsapp y demás redes que resultaban ser falsas, o no del todo ciertas. Enorme el trabajo de gente como la de VOST todas estas semanas para confirmar o desmentir, casi siempre desmentir, todos estos bulos.

Para bien: la rapidez que tienen las redes sociales para enterarnos de lo que está pasando en directo, especialmente desde los perfiles de las instituciones oficiales y de la prensa. También es genial compartir este tipo de información entre todos, preguntarnos las dudas unos a otros o dónde ver tal información oficial que alguien siempre tiene el enlace a mano. Como lo que ponía antes de las fotos desde las ventanas, la ayuda que nos prestamos entre muchos para saber lo que estaba pasando en los sitios de la ciudad. Siempre me ha gustado mucho las redes con toda la gente que desde hace años nos ayudamos entre todos para enterarnos de los que está pasando.


¿Como usuario y experto en redes sociales, crees que han sido una ayuda para la gente durante estas semanas o que han tenido un efecto negativo?

Para mí ha tenido un efecto positivo por lo que he comentado antes: información en directo por canales oficiales y medios de comunicación, y la colaboración entre usuarios de redes sociales para compartir información.


¿Cómo ves el futuro inmediato?

Ni idea, toca ir paso a paso, viendo como evoluciona todo e ir acostumbrándose a la llamada "nueva normalidad". Si algo hemos visto estos meses es que todo se puede venir abajo y cambiar de un día para otro. Toca seguir con paciencia y tranquilidad, viendo cada día como vamos saliendo de esta. 

Pues eso, como dice Silcerino, sed prudentes y cuidaos para conservar esta "nueva normalidad". Mejor esto que volver a casa. Yo, por mi parte, espero poder volver a recomendaros bares y restaurantes, como antes, pero a eso todavía no me animo. ¿Y vosotros? ¿Sois de los que estabais en terrazas el primer día? ¿O todavía no os habéis atrevido a comer fuera? Contádmelo y si os gusta "Cómo han pasado el confinamiento Esther Gómez y Silcerino", ¡compartid!


Comentarios

Publicar un comentario

¿Quieres estar al día de las publicaciones? ¡Suscríbete!