Páginas

martes, 15 de noviembre de 2016

Roots: Cuando la cocina asiática se hace con ingredientes gallegos


Después de tanto Coruña Bloggers y de recomendaciones en otras localidades, como las que escribí sobre Santiago o Combarro, os estaréis preguntando de qué os hablaré hoy? Pues creo que es un buen momento para volverse a centrar en A Coruña. Así que volvemos a la ciudad herculina y lo hacemos para irnos de cena con uno de mis últimos descubrimientos? Roots, en la plaza de Vigo.


Roots no es un restaurante recién inaugurado, creo que lleva más de un año abierto, pero me da la sensación de que todavía es un auténtico desconocido para muchos. Puede que porque no está en la Galera, Barrera o en la calle de la Estrella. Los dueños del Roots han decidido apostar por una zona que conocían bien, dado que también son los gerentes del bar Central Park, que hace esquina con Menéndez y Pelayo y parece que les ha ido bien.

Estos emprendedores decidieron enzarzarse en una nueva aventura y abrir también un restaurante y, como buenos empresarios, su intención fue apostar por algo distinto, diferenciarse del resto de la oferta para atraer clientes. Así decidieron decantarse por platos del mundo, principalmente asiáticos elaborados con ingredientes gallegos.

Además, para garantizar la calidad y, de nuevo, un producto diferente apostaron por los productos naturales, ecológicos o de proximidad, conociendo previamente su proceso de producción y elaboración. Según he podido leer, la carne que utilizan en sus platos procede de granjas de Lugo y los cultivos utilizados también son de nuestra comunidad. Así, se garantizan un materia prima excepcional para después elaborar platos de lo más exótico. 

El Roots es el único sitio que conozco que ofrece Ramen, una especie de sopa japonesa de fideos y huevo duro. Según las críticas de internet parece que la elaboran muy bien, pero no os lo puedo confirmar porque no la probé. 


En mi cena decidí apostar por platos más apetitosos para la vista como sus famosos Baos. Los hay de hasta cinco clases diferentes: de cerdo, de pollo, vegetal... Nosotros pedimos el de chile con carne y fue un acierto. Además, si le tenéis miedo al picante, sabed que podéis elegir el grado del 1 al 5. Creo recordar que nosotras nos decantamos por un 2 porque teníamos algún comensal convaleciente del estómago, pero si os gusta el picante podéis probar algún punto más sin problema. Eso sí, advertiros de que se trata de un plato individual o, como mucho, para compartir en pareja porque consiste en un solo bollo de masa (a mi me recuerda a las arepas) relleno de distintos ingredientes, según el que hayáis elegido. Viene en una cestita acompañado por unas patatas de las cuales tengo que admitir que, pese al mal aspecto que aparentaban, blandas en lugar de crujientes, estaban sabrosísimas. Puede que tenga que ver con eso de que son productos de nuestra huerta. 


En nuestro pedido también estuvieron las Smokey Chicken Alitas. Sí los nombres están en inglés, supongo que para dar un toque más cool, pero tranquilos que debajo de ellos en el menú se aclaran los ingredientes. Pues bien, estas alitas de pollo ahumadas son un plato ideal para aquellos que prefieren un estilo más americano que asiático. Son muy sabrosas y es un plato ideal para compartir. 

También probé, con miedo, una de las ensaladas que otras bloggers y comensales que dejaron su crítica en internet recomendaban, la Xurelo´s Tataki Salad. Pues bien, esta ensalada, que como os decía no me convencía mucho precisamente por el xurelo ahumado y sin cocinar, no defraudó. Su sabor es exquisito y no solo recomiendo que la probéis en vuestro primer paso por el Roots, sino que debería ser un imprescindible en cada una de vuestras visitas. 

Otra de las especialidades que también probamos son las chulas, una especie de croquetas de arroz (salvando las distancias) rebozadas. No fue mi plato favorito, pero están sabrosas. Además, en este caso, la ración fue la más completa. 


Si sois golosos, entonces, antes de iros, tenéis que probar los postres, hay helados artesanos o los denominados Donroots, un bollito casero con un sabor parecido a los clásicos donuts pero más blanditos y de forma alargada. Sobre ellos, diferentes acompañamientos: nata, sirope… El local también ofrece, como no podía ser de otro modo en un lugar de moda en A Coruña, una carta de gin-tonics.


Por último, solo deciros que el local es pequeñito, así que es recomendable reservar previamente, en especial si vais en grupo. A mi parecer, se ha decorado con mucho gusto, con un punto de estilo nórdico. ¿El personal? Encantador. Ya sabéis que esto es algo a lo que yo otorgo mucho peso, pero más aún cuando estamos hablando de un establecimiento de cocina diferente y en el que las recomendaciones y explicaciones de los camareros son muy relevantes para hacer una buena elección. Fue el caso. 

Así que, como veis, ni una pega. ¡Y no creéis que me pagan o que conozco a los dueños eh! Mis recomendaciones son sin ningún tipo de interés oculto. ¿Vosotros conocíais este local? Contadme vuestra experiencia en él o si sabéis de algún otro restaurante por el estilo que podáis recomendar. Ya sabéis que vuestros comentarios son siempre bienvenidos.


Fotogafías de Ángela Rodríguez Acosta (@angelaracosta)

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena recomendación!

    Estuvimos a mediodía en la terraza, en el interior no había sitio cuando llegamos. Pedimos media ración de gyozas (son cuatro), un bao de chili con carne y otro veggie para acabar con un ramen clásico de tamaño pequeño (no quiero pensar cómo sería el grande). Con tres cañas, muy bien tiradas, y dos cafés nos salió todo por 24 euros y no nos quedamos con hambre.

    Personalmente me quedo con el ramen, contundente y muy sabroso. Los baos son correctos, pero no le veo el sentido a las patatas, aunque estaban ricas. La masa de las gyozas estaba caralluda, pero el relleno me pareció un poco insípido, quizá por la potencia de las salsas.

    Los camareros son muy amables y atentos, pero entre plato y plato el servicio se hizo un poco lento. Pequeños detalles que no empañan el buen rato y la buena comida. Nos fuimos muy contentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín, Pablo, vaya crítica te has marcado! Pues yo tengo ganas de volver para probar el ramen, y ahora ya sé que tengo que pedir el pequeño. Respecto al sitio, yo creo que se les queda pequeño. Pero bueno, es un lugar para ir con reserva o aprovechar la terraza en verano. Gracias por escribirme y leerme. Un saludo.

      Eliminar
  3. Me encanta este local, aunque no he estado en el sitio nada más que un par de veces. Pido a menudo a través de Just Eat, los baos y las alitas vician bastante. Y además esas cajitas donde viene la comida son bastante guays...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a partir de ahora tendré que tener cuidado con engancharme, jeje. Gracias por comentar, Manu.

      Eliminar