Páginas

martes, 31 de enero de 2017

¿Comer barato en Madrid? Es posible


Hola de nuevo, viajeros.

Viajeros porque esta semana os traigo unas recomendaciones de otra ciudad, Madrid. Como muchos sabréis si me seguís en redes sociales en diciembre fui a pasar unos días a casa de unos amigos en la capital y esa es la mejor forma de conocer un lugar, con residentes de la zona. Ellos me hicieron de guía por las calles y locales sin necesidad de arruinarnos en la visita. Y precisamente de eso va este post, de cinco locales de hostelería que puedes visitar en la capital sin necesidad de arruinarte. 



1. Para un café


No os penséis que por barato os voy a llevar a los arrabales de la ciudad. Este bar está en pleno centro de Madrid, cerquita de Callao, en la calle Loreto y Chicote y de ahí su nombre, Loreto Café. Se trata de una cafetería-postureo de esas que sabéis que a mí me encantan, pero lo que más me gusta es porque su precio no está en la línea de esos bares “modernos”. Nosotros entramos a tomar un café (creo que capuchino) por el frío que hacía en Madrid y el precio fue de lo más asequible.  

El café estaba sabrosísimo y lo servían en taza grande, como a mí me gusta. El ambiente genial y el trato excelente. ¿Qué más se puede pedir? Pues que sirvan comidas y sí, también lo hacen, pero ahí ya no os puedo ayudar porque no las probamos. En resumen, una parada obligada.


2. Para comer.


Pero si a ti te gusta comer de forma contundente y probar cosas nuevas, entonces eres de los míos y tenemos que dejar a un lado el pijerio. Para comer barato te llevo al mercado de los Mostenses y no, no creas, que se trata de una plaza de abastos renovada al estilo del mercado de San Miguel o el de San Antón. No, no, este es un mercado de barrio con sus puestos de pescado, de carne y sus olores. Pero en el piso de arriba, en el pasillo del fondo descubrirás una joyita todavía oculta para muchos. Así que vete pronto antes de que todos la descubran. Se trata del Lily-Xu un restaurante de comida chifa. ¿Y que es eso? Pues comida típica de Perú mezclada con platos tradicionales chinos, que ya sabéis que en el país andino son muy numerosos. 

Como primera referencia os diré que allí comen peruanos, así que los sabores son reales, y segundo, siempre hay trabajadores y obreros entre la clientela, lo que muestra que es barato y contundente. Perfecto. Allí que nos vamos.


En la carta tenéis de todo: sopa watán, arroz chaufa, anticucho, ají de gallina, y por supuesto ceviche, entre otros platos típicos. Todos sabrosísimos si os gustan los sabores de fuera. Claro que lo mejor, es el precio: entre 3’5 euros el tamal y 9’5 el ceviche de pescado. Sin duda, este fue el mejor descubrimiento de Madrid y ya estoy deseando volver. Si vais cuando el mercado está cerrado, tranquilos, hay una entrada abierta y si no, un timbre que dice “bar chino”. Sí, es él. 


3. Para picar


Y ahora sí que nos vamos a un clásico de Madrid: la sidrería El tigre. Si sois turistas habituales en la capital, seguro que ya lo habéis visitado en la calle de las Infantas, 30. Bueno, a él o al que creo que es su imitador, El Respiro en el número 34. En ambos casos comerás mucho por muy poco. Por cada caña que pidas (eso sí, ten en cuenta que son las cañas tamaño Madrid, lo que para nosotros es un corto) te ponen un plato lleno de comida. Esto que veis en las fotos fue por pedir tres cañas y creo que recordar que costaban 2,5 euros cada una.


Eso sí, prepárate para hacer equilibrismos. Pese a que el local no es pequeño siempre está lleno y claro, con toda esa comida gratis tendrás que colocarte tú y los platos por donde buenamente puedas. De hecho, el día que fuimos nosotros, extrañamente estaba casi vacío y creemos que se debió a que llovía y ya se sabe que en “la capi” no están acostumbrados, así que todo el mundo desaparece y los locales en los que suele ser imposible encontrar un hueco, de repente, ¡te sientas! Mi anfitrión estaba impresionado. 


4. Para copas


Ya por la noche, cuando Madrid más se encarece podéis haceros por unas copillas a buen precio aprovechándoos de la hora feliz del Gorila. Una hora feliz que dura de seis de la tarde a once de la noche todos los días, así que tranquilos que tenéis tiempo para beber a 5 euros. El local está en pleno barrio de Malasaña, en la Corredera Baja de San Pablo, y cumple con la estética cuidada y urbana de la zona. Además, también ofrece cócteles, picoteo y creo que hasta desayunos.



5. Para dominguear


Para terminar, una de mis visitas obligadas en Madrid, el rastro. Yo como amante de lo vintage, lo retro y en general de todos los trastos viejos, no puedo dejar de pasar un viaje a la Villa y Corte sin acudir a él aunque sea a toda velocidad, como sucedió esta vez, ya que nos marchábamos el mismo domingo.

Pues en mi visita al barrio de La Latina conocimos otro local mítico de Madrid, El Capricho Extremeño. Un pequeño espacio con decenas de tostas ya preparadas por unos dos euros y os aseguro que estaban mucho más sabrosas de lo que podríais imaginar. Todo un acierto y visita obligada. Eso sí, si compráis una cerveza para acompañar, como fue nuestro caso, recordad que en Madrid está prohibido beber en la calle. Nosotros no nos dimos cuenta y parecíamos ladrones asustados mientras comíamos, vigilando que no se acercase ningún policía.

Pues hasta aquí mi post de hoy de otra escapada con la que cumplí alguno de mis propósitos de 2016. He tenido que resumirlo porque, como comprenderéis, Madrid da para mucho más, pero me apetecía demostrar que también se puede disfrutar de la capi por poco dinero. ¿Vosotros conocéis la ciudad? ¿Hay algún sitio que os encante y que siempre visitéis? ¡Compartidlo con el resto aquí abajo! Si os decidís a escribir, gracias por el comentario, y si no, gracias por leerme.

Un beso y hasta la semana que viene. 

4 comentarios:

  1. Gracias Carolina. Me permito añadir un local "bueno, bonito y barato". Casa Paco, en Arguelles, calle Altamirano. Un bar de barrio con un plus de raciones ricas ricas. Destacan sus tortillas. Muy recomendable para tomar unas birra y picar algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me lo apunto para la próxima! Y gracias a ti por leerme y por tomarte la molestia de escribir. Un saludo

      Eliminar
  2. Yo añado un restaurante vietnamita que nos sorprendió por abundante, rico y barato.. y super céntrico! Pho26 en leganitos (que comes por 10 euros sin menú y es Madrid... los platos parecen gallegos de bastos que son). Que parece que aquí si no te dejas 20 euros no has salido de casa!!!
    Gracias por las recomendaciones, las seguiré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja... Me encanta eso de "parecen gallegos de bastos que son". Eso es una referencia y te aseguro que me pasaré la próxima vez que vaya a Madrid. Un saludo y gracias por escribir.

      Eliminar