Páginas

lunes, 20 de junio de 2016

Cómo disfrutar del San Juan de A Coruña


Hace unos meses escribía un artículo más dirigido a los de fuera que a los propios coruñeses sobre Cómo disfrutar del Carnaval coruñés. Hoy, a una semana escasa del San Juan, repito estilo y el tema no podía ser otro que la noche del 23 al 24 de junio. Escribo un post indicado para los que quieren disfrutar al máximo de nuestro San Xoán y, sobre todo, hacerlo como un coruñés más.



1. Ponte ropa cómoda y calzado cerrado


Empecemos por el principio, los preparativos. Debido a la “sona” que ha adquirido esta cita fuera de la ciudad (de hecho, es Fiesta de Interés Turístico Internacional), cada vez hay más oferta de ocio en el centro de A Coruña, como conciertos y desfiles, pero lo cierto es que para el San Juan típico, el tradicional, no necesitas ponerte tus mejores galas. Mejor haz lo contrario. Decántate por ropa vieja o por alguna que no te de miedo ensuciar o perder, ya que te costará quitarte de encima el olor a churrasco, sardinas y sobre todo a hoguera. Lo notarás en el pelo a pesar de que te lo laves al día siguiente. 

En los pies, calzado cerrado. Sí, sabemos que es verano y que probablemente irás a la playa, pero no te pongas sandalias por mucho calor que haga. Vamos a saltar hogueras y aunque no lo hagas, es muy fácil que pises brasas sin querer. Así que mejor unos tenis, no muy nuevos (no son recomendables los Adidas de 80 euros) para ir cómodos, seguros y abrigaditos. 

Hablando de abrigarse, no os olvidéis un jersey o sudadera porque recordad que estamos en A Coruña, donde de noche sí refresca y más aún al lado del mar. Te sorprenderá el frío que puede llegar a hacer en cuanto te alejas de las hogueras. Este año parece que la predicción incluso dice que puede llover, así que yo incluiría también un chubasquero en el kit. 



2. Elige el destino que más se adapte a tus gustos


Ahora que ya estamos listos para la noche más corta del año, toca hacer planes. Pues bien, si es la primera vez que pasas el 24 de junio en A Coruña, te aconsejo que bajes al centro a ver las playas del Orzán y Riazor, llenas de gente (no te imaginas hasta qué punto) e iluminadas por cientos de hogueras. Suele ser una imagen que impacta a todo el que la ve por primera vez e incluso a los que  la vemos cada año. 

Claro que si ya has estado más veces, otra buena opción es vivir el San Juan de barrio. Aquel en el que los grupos de amigos se juntan en cualquier descampado para hacer hogueras y cenar. Los niños pueden bajar solos hasta tarde y en el que cada bar organiza sus propias sardiñadas y churrasco. 


Mi infancia, por ejemplo, siempre la recordaré en el entorno del Castrillón, los chavales nos movíamos por el barrio entre la avenida de los Caídos (hoy avenida de la Concordia) y el restaurante Javimar, que seguro muchos conocéis y que todavía sigue siendo el sitio de reunión para decenas familias del entorno.

Ya en la adolescencia empezamos a bajar hacia la playa de Oza. Este arenal es otro de los elegidos por los coruñeses y se mueve entre un ambiente familiar a primeras horas de la noche y otro solo apto para jóvenes a altas horas de la madrugada. As Lapas, en cambio, es la playa elegida por los amantes de la música electrónica y muchos se trasladan a ella a modo de after.


3. Olvídate de los taxis y buses (o armaos de paciencia)


Debido a los miles de personas que se reúnen en la ciudad, el tráfico se corta a partir de las 19.00 horas en el paseo marítimo, por lo que resulta imposible llegar en vehículo hasta la avenida Barrié de la Maza. Pero lejos de ser un problema yo lo entiendo como una ventaja. Puedes ir paseando ya por la tarde y ver cómo la gente se prepara, construye la hoguera y se esmera en cercar su parcelita, que a las pocas horas desaparecerá.



4. Mira cómo arde la falla


No forma parte de la idiosincrasia gallega, pero en A Coruña hemos robado la idea a los valencianos y desde hace años se quema en la playa de Riazor una gran falla. Su encendido, a medianoche, marca el inicio para las cientos de hogueras que hasta ese momento permanecían esperando en los arenales. Es ahora cuando A Coruña arde. 

Una novedad de los últimos años son los conciertos que se celebran en la explanada del palacio de los deportes y que comienzan tras la quema de la falla. Este año los artistas serán Bastards, Siniestro Total y Os diplomáticos de Monte Alto


5. Lávate la cara con las flores de San Juan



Lo que sí es una tradición muy nuestra es el ramo de San Juan. Lo ideal es salir a buscar las flores al monte nosotros mismos, pero además de que en la ciudad está complicado encontrarlas, hay que saber diferenciarlas y yo creo que no pasaría del fiúncho (hinojo). Aunque hay distintas combinaciones, la original era helecho, xesta, hierba luisa, fiúncho, romero, malva y, por supuesto, la hierba de San Juan. Claro que ahora suelen llevar, manzanilla, rosas y otras flores olorosas.

Estos días las encontrarás en muchos sitios: floristerías, mercados y hasta por la calle las ofrecen vendedores ambulantes. ¿Qué hay que hacer con ellas? Ponerlas en agua y dejarlas toda la noche al rocío. Si tienes terraza, perfecto, sino creo que tendrá que valer que el cubo se quede en el baño. A la mañana siguiente lávate la cara con el agua.


6. Molla o pan


Ya lo dice el dicho, no San Xoán a Sardiña molla o pan y eso es lo que hay que hacer. No tendrás problema para encontrar dónde. Todos y cada uno de los bares con los que te cruces (y no serán pocos) ofrecerán churrasco, sardiñada o ambas, y en algunos casos la sardina incluso  gratis, aunque todo dependerá de las mareas, que parece que este año no están dejando ver muchos de estos pescados en los mercados. 

Lo mejor, que estén rehogadas por una buena Estrella Galicia. Si pides cualquier otra cerveza, sabrán que no eres coruñés.




7. Salta las lumeiradas  


¿Y qué nos queda? Lo más importante, las cacharelas. Obligado es saltar una hoguera y no una ni dos veces, al menos tendrán que ser 3, 7 o 9 veces, según a quién preguntes. Lo que está claro es que no puede ser un solo salto ni un número par. Y si quieres sentirte como un gallego más hazlo mientras exclamas: “Cacharela de San Xoan, que non me coma cadela nin can”, para ahuyentar la mala suerte.  

Lo ideal sería que hicieras tu propia hoguera, no tiene que ser de un tamaño impresionante. Basta con que reúnas unos palos y papeles y ya tienes tu lumeirada coruñesa. Eso sí, por favor, no quemes plásticos ni productos contaminantes. Si te interesa, incluso el ayuntamiento realiza un reparto gratuito de madera en puntos señalados del paseo. Te dejo el mapa, aquí

Si no te ves con fuerzas y simplemente quieres ahuyentar a los malos espíritus, tranquilo, a los coruñeses nos encanta compartir nuestras hogueras, así que en cuanto veas una cuyo tamaño es adecuado para ti, ¡sáltala sin problema!


No sucede lo mismo con lo de saltar las olas. Debido a la importante ingesta de alcohol que se produce esa noche y a la muerte de un hombre hace unos años, está prohibido el baño en todos los arenales, así que si quieres cumplir con esta tradición, mejor hazlo por la tarde o al día siguiente. Los servicios de limpieza dejarán las playas como nuevas cuando sean desalojadas a partir de las 6 de la mañana. 

Hasta aquí mis recomendaciones. Muchos os preguntaréis: ¿Cómo que ya está? ¿Y la queimada? Que sí, que la queimada es muy típica de Galicia y a los de fuera os encanta verla, pero admitámoslo, no es lo más práctico para preparar de noche en la playa. Así que, o lo celebras en casa, o estará complicado. 

¿Y vosotros qué hacéis en San Juan? ¿Mantenéis tradiciones como la de las flores? ¿Sois más de sardinas o de churrasco? Contadme vuestro plan para este año y corregidme si se me ha olvidado algo.

Gracias y hasta la próxima semana, mariner@s.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Geniales las recomendaciones Caro! Muchas ganas de que llegue la mejor noche del año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Silvi. ¡Pásalo muy bien esta noche y a espantar las meigas!

      Eliminar
  3. Carolina, me encanta el reportaje, sobre todo por el enfoque tan directo y práctico que le das invitando a la participación.
    A mi me entusiasma la fiesta de San Juan pero por primera vez este año, he faltado a la tradición y lo he sentido. Un tobillo averiado me dejo "fuera de servicio". Tuve que conformarme con el olor a sardinas que despedian los asadores de los bares de mi entorno.
    Espero verte el próximo miércoles. Si no te reconozco, entre tanta juventud, acercate tu a saludarme. Gracias. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar