Páginas

lunes, 11 de enero de 2016

Los mejores planes para disfrutar de la Navidad en Londres


¡Hola a tod@s! ¿Cómo va el regreso a la normalidad? ¿Ya habéis retirado todos los adornos de la casa? Pues no os apuréis porque en Llegando a puerto sigue el espíritu navideño. Muchos ya sabéis que este año no he pasado la Navidad en A Coruña, sino que me he ido más al norte, en concreto a Londres y como os adelantaba en el último post, habrá que aprovechar el viaje para el blog. 

Durante mi estancia en Inglaterra he sacado un montón de ideas para compartir con vosotros, pero dado que la Navidad se acaba de terminar, qué mejor que empezar por ahí. Así que allá vamos con mis recomendaciones para una visita a la capital británica en diciembre: 


Descubrir la iluminación de sus calles


Caminar, caminar y caminar. Este consejo vale casi para cualquier lugar que visitéis y época del año, dado que es la mejor forma de conocer una ciudad, pero si hablamos de Londres en Navidad, aún es más apetecible. Como todos los países del norte y centro de Europa, no reparan en gastos para estas fechas y la decoración es espectacular. Si sois seguidores de este espíritu navideño lo que tenéis que hacer es recorrer las calles para ver la diferente iluminación navideña de cada zona. Especialmente llamativas son las de Regents, Oxford y Carnaby Street, además son las áreas que visitaréis sí o sí para ir de compras y notar el espíritu del consumismo, digo navideño.


Otra parada obligada es Trafalgar Square, claro que por tradición, no tanto por belleza. En esta plaza de la National Gallery se instala el árbol más grande de Londres, un abeto de unos 20 metros de altura, y que cada año desde 1947 regala la ciudad de Oslo. Su encendido, el primer jueves de diciembre, se enmarca en un gran acto con villancicos y otros espectáculos, pero confieso que nunca he asistido así que no puedo hacer una valoración. Además, también se instala el Portal de Belén más extraño que haya visto jamás, obra del escultor Tomoaki Suzuki y con el San José más comodón.


Y mi gran recomendación es sin lugar a dudas, Convent Garden. No es uno de mis lugares favoritos de Londres, me parece demasiado turístico, pero es cierto que tiene una de las decoraciones más bonitas durante Navidad, además de una escultura gigante de Lego en la que puedes sacarte fotos. El año pasado fue el trineo de Papá Noel, con renos incluidos, y en 2015 el Lego Santa Express, un tren cargado de juguetes.


Eso sí, pasead bien abrigaditos. Este invierno hubo suerte y la temperatura fue especialmente cálida en la ciudad, como sucedió en A Coruña, pero en años anteriores hacía tanto frío que ya no podía ponerme más piezas de ropa encima.


Elegir tu mercadillo navideño favorito


Pero si de verdad os gustan estas fiestas, entonces vuestro lugar son los mercadillos navideños, y en Londres los hay por docenas repartidos en distintas zonas de la ciudad: desde Southbank (de los mejores) hasta Canary Wharf y la Tate Modern. Unos son más grandes y otros más pequeños, pero todos del mismo estilo y con los mismos productos a la venta. Vale la pena conocer un par de ellos para comparar y entre ellos debería estar el de Leicester Square, que incluye noria, tiovivo y tómbolas.


Mención aparte se merece Winter Wonderland. Más que un mercadillo navideño es un parque de atracciones que durante más de seis semanas es visitado por millones de personas, este año han sido 3 millones y entre ellos, aquí sí, encontraréis a británicos, no solo turistas. Es un lugar impresionante que sí vale la pena visitar. La entrada es gratuita pero no así sus actividades y espectáculos. Si os gustan las atracciones, preparad el bolsillo, las hay de hasta 9 libras y tendréis que cambiar vuestros pounds por tokens, la moneda oficial de este mundo mágico. Respecto a las tómbolas, el sistema y los “trucos” son similares a los de España, pero el aspecto de las mismas es mucho mejor. En Winter Wonderland todo encaja, luces, estands, olores… Nada chirría.

Hay cientos de cabañas de madera iluminadas en las que se venden todo tipo de productos: artesanía, artículos navideños y comida, mucha comida. Para bajar las salchichas, patatas y hamburguesas, tendréis que tomar una pinta ¿no? Eso o el famoso mulled wine, vino caliente con especias. Tiene un sabor extraño, pero considero que es obligado probarlo. ¡Al menos os calentará el cuerpo!

Y si hablamos de bares entre todos ellos destacan el gigantesco salón bávaro, el bar de hielo (se requiere entrada) y El Carrusel, llamado así porque el propio local es un tiovivo gigante en el que darás vueltas a ritmo lento mientras bebes. ¡Imagínate la sensación! Solo os diré que la salida tiene una rampa en lugar de escalones.



Patinar como si fueras un extra de Love Actually


Si os gusta patinar, también disfrutaréis de distintas pistas de hielo a lo largo de la ciudad. La más famosa y creo que de las más baratas es la de Somerset House ya que está situada en el patio interior de esta enorme casa del siglo XVIII y que además sale en películas como Love Actually. La pista está presidida por un gran árbol de Navidad y mientras patináis por la noche os acompañará la música de un Dj en directo.

Existen otras como la de Canary Wharf o incluso dentro de los centros comerciales como el de Westfield.


Observar (o participar) en el Santa Dash


Algo más curioso es el denominado Santa Dash, una carrera popular de carácter benéfico cuya característica principal es que todos los participantes van disfrazados de Papá Noel, o Santa Claus, según se mire. Cada año el itinerario es distinto y se celebra a principios de diciembre. Yo asistí como espectadora a la de 2014 y era curioso ver cómo todos los ejecutivos de la City llegaban al lugar de encuentro, en ese momento el mercado de Spitalfields, y se cambiaban el traje de ejecutivo y los tacones por pijamas rojos y barbas que reparte la organización.


Buceando por internet, he descubierto que hay variantes del evento, con santas en bicicleta e incluso monopatín, por tanto, podéis elegir.


Ver los fuegos artificiales más famosos del mundo


Y dejo para el final el gran evento de estas fechas y que recomiendan todas las guías online: La sesión de fuegos artificiales de la noche de Fin de Año y el desfile de Año Nuevo. Para el primer evento el ayuntamiento ha decidido cobrar entrada para acceder al entorno de Westminster, London Eye y ambos lados del Támesis, según argumentó, por una cuestión de seguridad. El precio, 10 libras. Si preferís no abonarlo u os quedáis sin entrada (solo se pueden adquirir online), al tratarse de fuegos artificiales los veréis desde otros puntos más lejanos, eso sí a medida que os alejéis os perderéis la esencia del espectáculo, que combina las explosiones y luces con la música y las campanadas del Big Ben



Para encontrar un buen lugar, mejor que preguntéis u os acompañe alguien que viva en la ciudad, si tenéis esa posibilidad. Por ejemplo, los trabajadores de la estación de Waterloo aprovechan para verlos (gratis) en los andenes del tren. Así que te toca a ti descubrir un buen emplazamiento.

El verdadero problema, no es el precio o el lugar, sino la espera. Tendrás que ir a media tarde para encontrar algún hueco en el que ubicarte y no moverte de él hasta las 12 de la noche. Por tanto, un plan difícil para hacer con niños o si el tiempo no acompaña.

Esa noche el metro no cierra sus puertas y además es gratis hasta el día siguiente, así que puedes desplazarte sin problema por la ciudad (entre la multitud, claro). En cambio, el día 25 de diciembre no abre, tampoco hay autobuses y casi todo está cerrado. ¡Cuidado con los planes que programas para ese día!

Sobre el New Year´s Day Parade, tengo ganas de verlo, pero dado que comienza a las 12 de la mañana del día 1 de enero admito que todavía no puedo daros mi opinión. Si vosotros lo habéis visto, ¡contádmelo!

¡Ups! ¡Me he pasado con la longitud de este post, y eso que solo os he puesto los eventos imprescindibles! Si os ha gustado la selección, espero vuestros comentarios. Y si no, también, porque mi intención es seguir hablándoos un poquito de la capital inglesa.

¡Ala! ¡Ya podéis ir preparando (y ahorrando) para vuestras vacaciones en las próximas navidades!

No hay comentarios:

Publicar un comentario