Páginas

lunes, 21 de diciembre de 2015

Los seis planes por los que deberías conocer A Coruña en invierno


-Si el sol no calienta en verano, imagínate en invierno…
-Pero tiene una temperatura agradable.
-Pero llueve.
-Pues cogemos un paraguas.
-Es que en A Coruña lo de llevar un paraguas se complica con el viento.
  ...

¿Os sentís identificados con este diálogo? Es cierto, siempre es más apetecible viajar en verano, libre de abrigos y paraguas, pero en el norte de Galicia nunca tienes garantizado el buen tiempo. Ni el malo, y si no, fijaos en este invierno, poco nos faltó para comer el turrón en la playa.

De todas formas, en A Coruña hay ciertas prácticas que no os deberíais perder, pero para ello es imprescindible que redescrubráis la ciudad en los meses más fríos. Los vecinos lo sabemos bien, hay planes que solo se pueden disfrutar cuando bajan las temperaturas y los adoquines de la ciudad se vuelven brillantes. Lo malo es que durante esos meses no podremos disfrutar de sus playas... ¿o sí? Vamos a averiguarlo:



1. Tomarte un chocolate con churros


Hay placeres invernales que gustan a todos, el primero que se me pasa a la cabeza es tomar un chocolate con churros en el Timón (más pequeños y crujientes) o en Bonilla a la vista. Sí, el de las patatas fritas, pero es que la familia de César Bonilla, la tercera generación que se dedica a la gastronomía, también hace churros… Así te somos los coruñeses.

Podéis elegir entre varios de sus establecimientos y además, si lo preferís, es posible pedir el chocolate con churros para llevar. Os aseguro que la temperatura a la que viene el chocolate permite que llegue a casa sin que se enfríe.



Si pasas el Fin de Año en la ciudad el clásico, en cambio, es otro: la cafetería Torresmeralda, en la cuesta de A Palloza. Lleva este nombre por el del edificio en sí, que fue uno de los primeros de su altura en la ciudad. Sus 20 pisos le permitían por aquel entonces considerarse un rascacielos. En su bajo se instala un bar de diario, de barrio, podríamos decir, pero ahora renovado y que cada 1 de enero se transforma. Se abarrota de jóvenes con aspecto desaliñado que horas antes parecían lucir sus mejores galas. Es uno de los lugares de paso obligado en Año Nuevo en A Coruña.


2. Comprar un cucurucho de castañas asadas mientras paseas por la calle Real


¿Seguís con hambre? Pues otro de mis picoteos favoritos y estoy segura de que también el de muchos gallegos por estas fechas son las castañas asadas. En A Coruña encontrarás varios carritos distribuidos por diferentes zonas: en la entrada del centro comercial Cuatro Caminos, en la plaza de Lugo, en el Obelisco, en la calle Real… Este último es de los mejores.

Es una satisfacción pasear por una de las principales calles de A Coruña, mirando escaparates o (si puedes) comprando y, de repente, que te llegue el aroma inconfundible de las castañas asadas… Es un  placer en el que puedes caer por unos 2 euros el cucurucho más pequeño.

Vale, lo admito, es un plan no apto para el que se agobia con las multitudes, pero ideal para entrar en calor!


3. Fotografiarte con el Rey Baltasar


Durante la Navidad en A Coruña, hay otro clásico, el Rey Mago instalado en el Obelisco. Se trata de una figura del Rey Baltasar que sirve al mismo tiempo de buzón real para Sus Majestades de Oriente y de atracción, ya que te puedes subir al camello y sacarte una foto en él. 

No sé en qué año se instaló por primera vez, pero yo lo recuerdo desde siempre y en este 2015, sigue estando ahí con novedades, porque si escribes tus deseos en una de las cartas que reparten los locales asociados a la Zona Comercial Obelisco, entrarás en un sorteo de regalos cedidos por los comercios. Es necesario que incluyas un número de teléfono de contacto.



Siguiendo con las tradiciones navideñas, otro plan, también ideal para ir con niños, es ver el Belén Municipal. Está compuesto por más de 250 figuras y cada año incorpora una nueva, pero no un pastorcillo cualquiera, sino la réplica de una persona destacada, normalmente relacionada con la ciudad. Ya está Picasso, Breogán, María Pita, Emilia Pardo Bazán y hasta Arsenio o Mauro Silva, entre otros. La novedad de este año ha sido Balbino, el personaje más conocido del recién fallecido Neira Vilas.


4. Comprar un décimo en La Favorita


Lleida tiene La Bruixa d'Or, Madrid, Doña Manolita y A Coruña, La Favorita. Si sois de los que no os importa hacer cola y os gusta probar suerte, aprovechad vuestra visita para comprar un décimo en esta administración de lotería que ha repartido varios premios a lo largo de su historia. El más destacado, y puede que el que le hizo iniciar su fama, data de 1986 cuando repartió 7.800 millones de pesetas en la ciudad gracias al número 56.320 y a un segundo premio del sorteo de Navidad. Así lo recordaba El Ideal Gallego.

El local está además situado en otra zona emblemática de A Coruña, Cuatro Caminos, donde se celebran las victorias del Real Club Deportivo.



5. Conocer el centro comercial más grande de España 


Ya sé que suena un poco raro como plan turístico, pero asumámoslo, es una de las características de esta ciudad. En un momento dado A Coruña llegó a tener 12 grandes áreas comerciales para una urbe de poco más de 250.000 habitantes. Lo que, según los cálculos que hacían en su momento en La Opinión, daba a dos metros cuadrados de tiendas para cada habitante.

Pese a los cierres que se produjeron, con Marineda City seguimos teniendo la superficie comercial más grande de España y la tercera de Europa con 500.000 metros cuadrados. Cada fin de semana se convierte en punto de peregrinación para muchas personas de otras provincias, no solo de Galicia. ¡Pero si hasta ofrece visitas guiadas para grupos!

Yo prefiero pasear por las calles, aunque admito que es una buena alternativa para las familias. Marineda ofrece una solución para las tardes de invierno en las que no sabes qué hacer con los niños. Allí puedes soltarlos y pasar el día entre boleras, cines, tiendas y más oferta de ocio. Incluso tiene un parque infantil en su zona Marineda Kids.


6. Pasear por una playa (casi) desierta


Pues sí, en A Coruña se puede disfrutar hasta en invierno de la playa. Dado que tenemos muchos arenales urbanos puedes acercarte a ellos bien abrigadito en días soleados simplemente para pasear y ver el mar. Las más conocidas son Riazor y el Orzán, pero también puedes conocer otros barrios: Adormideras, Oza…

Es un plan muy socorrido para los que tienen perro. Aprovechan los meses de invierno, en que las playas están desiertas para que sus mascotas corran por ellas. Aunque en realidad la ordenanza municipal lo prohíbe, lo cierto es que en invierno y a ciertas horas se hace la vista gorda.

Eso sí, por favor, nada de meterse en el agua en una noche loca que ya hemos pasado por varios accidentes. Por muy en calma que os parezca que está el mar, hablamos del océano Atlantico, un mar bravo que nunca se sabe cómo reaccionará.

Imagen cedida por Sindo Novoa

Así que ya sabéis, A Coruña no solo son hogueras y fiestas de María Pita, también tiene su atractivo en invierno. ¡Os esperamos!

¿Qué opináis los vecinos? ¿Tenéis algún plan que repetís cada invierno en la ciudad? Estoy deseando conocerlo en Llegando a Puerto. Por cierto, gracias a Sindo Novoa por su fotaza de la playa del Orzán y Riazor, la guinda que necesitaba para rematar el artículo.

Y como extra, hoy os dejo un vídeo que grabé el sábado en el mercadillo navideño de Carricanta del que ya os hablé en un post anterior. La calidad no es muy buena, pero se hizo con mucho cariño,  así que espero que os guste.

Como hasta el lunes no vuelvo por aquí, ¡feliz Navidad y gracias por vuestros comentarios!




6 comentarios:

  1. Para los turistas de interior, asistir en la lonja a una subasta de pescado es la leche!!!!!!!!!!!!! y una partidita de parchis en el DELICIAS???? que me dices!!!!!. felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buenas ideas, Vicente! Lo de la lonja lo había pensado, pero para todo el año y lo del parchís ni se me había pasado por la cabeza. ¡Genial, gracias! Me lo apunto.

      Eliminar
  2. Sonará un poco tópico pero a mí me encanta pasear por el centro de la ciudad y quedarme cual niña de 4 años alucinando con las luces de Navidad. ¡No hay año que se me resista este paseo!
    Y... ¿qué me dices de tomar unas cañitas por la Barrera? Siempre es un buen plan. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con tus planes, Laura, me apunto a cualquiera de ellos! ;) Gracias por seguir ahí, comentando cada post!

      Eliminar
  3. Me quedo con el plan de playa para los días de sol y tiendas para los lluviosos. El chocolate tiene demasiadas calorías ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección, Marta! Ahora a ponerlos en práctica y gracias por comentar!

      Eliminar