Páginas

lunes, 8 de octubre de 2018

Los mejores sitios de Barcelona para hacer fotos (y otros trucos)


Buenas, marineros. Hoy en Llegando a puerto toca viajar. Volamos hasta Barcelona, en donde pasé unos días esta primavera y de los que todavía no os conté nada en el blog. Si me seguís en redes sociales seguro que habéis visto muchas fotos y vídeos chulos allá por el mes de mayo y hoy os traigo esa experiencia hasta aquí para compartir algunas recomendaciones. Pensé en hacer uno de esos post de “qué ver en Barcelona” o “lugares imprescindibles que visitar” en la ciudad condal, pero para eso ya tenéis blogs especializados en viajes mucho mejores que el mío y he querido darle una vuelta a la idea. Así que os presento una publicación, como su nombre indica, sobre lugares desde los que tomar buenas fotos, fotos postureo y algún que otro truco para ahorraros dinero y esperas. A ver si os gusta. ¿Preparados? Cinturones y ¡despegamos!



Búnkeres del Carmel


Este lugar es uno de mis favoritos y el primero que conocí al llegar a Barcelona en este último viaje. Aunque antiguamente no era una parada turística, cada vez está más de moda, también entre la población local. De hecho, los jóvenes lo usan como lugar en el que hacer botellón antes de salir. Se trata de un refugio antiaéreo de la época de la guerra civil, ahora abandonado y de ahí su estética decadente. Su éxito procede de las vistas, yo diría que están entre las mejores de toda Barcelona junto al clásico Tibidabo, otra parada obligada en la que hacer fotazas.  

Además, en este caso, la vista es de casi 360 grados y mi recomendación es que vayáis al atardecer. ¡Ver ponerse el sol allí es una pasada! Eso sí, prepárate para competir con muchas personas para hacer la mejor foto. Yo fui un miércoles y aún así estaba bastante lleno. Respecto al acceso, lo mejor es en vehículo particular, pero como lo más normal es que no tengáis coche si estáis de turistas, entonces recurrid al autobús. La línea V17 os lleva al barrio del Carmel y os deja a solo cinco minutos de los búnkeres.



Sagrada Familia 


Si hay un monumento por el que se conoce Barcelona ese es la Sagrada Familia, la obra más emblemática de Gaudí pero de la que, admitámoslo, no es fácil hacer grandes fotos por el poco margen de espacio que existe a su alrededor. Así que la mayoría de turistas optan por subirse a los grandes bolardos de piedra que hay en la acera de en frente a la fachada de la Natividad (como veis, yo ejerzo de turista). Pero si queréis una foto chula y diferente, solo tenéis que dirigiros al parque de enfrente, rodear el pequeño lago y ¡voilá! Ante vosotros aparece el templo de Gaudí rodeado de vegetación. Ya estáis listos para posturear. 



Tumba de Antonio Gaudí


Como bien dice el subtítulo de este post (lo escribí yo, no iba a estar bien, jeje), además de los mejores lugares para fotografiar Barcelona, también os traigo algún que otro truquito y este tiene que ver con cómo entrar en la Sagrada Familia sin pagar entrada ni esperar colas. A ver, es obvio que nadie da duros a pesetas (con esta frase acabo de envejecer 30 años de golpe), así que no podréis entrar a la basílica principal diseñada por Gaudí con su característica luz y su bosque de columnas, pero sí a la antigua capilla de Francisco de Paula del Villar y Lozano, el primer arquitecto que iba a desarrollar la obra antes de que pasase a manos de Gaudí y decidiese construir su templo encima del de su antecesor. Además, allí está enterrado precisamente Gaudí.

Para entrar debéis hacerlo por uno de los laterales, creo que por el lado norte, en el que la entrada es libre para el rezo. De camino a la iglesia del sótano podréis ver parte de la obra diseñada por Gaudí, la más moderna, y descubrir además esta zona desconocida para muchos turistas. 


Palau de la Música


Y seguimos colándonos en los sitios. Bueno, a ver, colándonos suena muy mal, pero la realidad es que vemos el interior de edificios preciosos, sin necesidad de pagar entrada. En este caso, en el Palau de la Música. Para mí, tiene una de las fachadas más bonitas de Barcelona, y mira que el listón está alto porque la arquitectura en esta ciudad es una pasada. Desde fuera podéis sacar alguna foto, aunque de nuevo con poco margen porque hay un edificio pegado. Y aquí está el truco para descubrir el interior: entrar por la cafetería que está a un lateral. No solo el bar merece la pena porque mantiene el estilo modernista, sino que podéis ver un poco del hall principal. Para saber más sobre la cafetería Foyer, pinchad aquí.  




La Pedrera (Casa Milá)


Muchas veces vemos ciudades como Barcelona a toda prisa, no queremos perdernos nada y no podemos pasar una mañana conociendo el interior de un edificio, salvo que te encante la arquitectura o seas un enamorado de Gaudí, en ese caso, disfruta de La Pedrera o Casa Milá, en pleno paseo de Gracia. Seguro que los 22 euros que cuesta la entrada más barata los amortizarás. Pero si no sabes mucho de este mundo y te basta con echar una ojeada a su interior, puedes hacerlo a través de la tienda de regalos. Su ventana interior da al patio de la escalera, precisamente una de las zonas más características que se puede visitar previo pago. Además, la tienda en cuestión es interesante porque tiene mil y un libros chulos de diseño y regalos originales y culturales para los peques.


El mural del beso


Si lo que quieres es una foto postureo en toda regla lista para colgar en Instagram, entonces no puedes perderte el mural “El mundo nace en cada beso” (en catalán, El món neix en cada besada). Es una obra de Joan Fontcuberta que nació para ser temporal y su éxito le hizo quedarse en la plaza Isidre Nonell (cerca de la catedral de Barcelona). Compuesto por miles de fotos enviadas por voluntarios y convertidas en azulejo, es una pasada perder un ratito viendo las imágenes que mandó la gente, desde las más absurdas a las más emotivas y que, de lejos, crean un gran beso entre dos personas. Podéis conocer más de este proyecto tan bonito, aquí.



Fuente Mágica de Montjuic


Pasamos de una novedad, a un clásico, la fuente Mágica de Montjuic.  Dudé si incluirla en este post porque creí que era demasiado conocida y que no os descubriría nada, pero han sido varios los amigos que, charlando con ellos, me dijeron que no la conocían, así que he decido recomendarla. De día es una fuente normal y corriente pero ciertos días a la semana durante la noche ofrece un espectáculo de música y color muy chulo. Es un buen plan para descansar un rato después de patear Barcelona durante todo el día. Puedes sentarte en sus escalinatas, tomar unas fotos de recuerdo e incluso publicar alguna historia de Instagram. Los horarios de las sesiones los dejo enlazados aquí. Y dos consejos, si queréis el mejor sitio, no vayáis muy justos de tiempo porque se llena y dos, según el tiempo que haga en Barcelona, abrigaos un poco más de lo normal porque en Montjuic, al tratarse de un punto alto, suele refrescar. 



El mercado del Born


Otro sitio original es el Born Centre de Cultura i Memòria, que os sonará más por el mercado del Born, el problema es que no es un mercado desde 1970. El espacio estaba destinado a ser una biblioteca pero durante su restauración se descubrieron restos arqueológicos y decidieron convertirlo en un centro cultural. Así, el centro del espacio está protagonizado por las ruinas de la Barcelona del siglo XVIII mientras que alrededor existen salas de exposiciones, espacios que se alquilan para presentaciones, etc. El lugar es muy interesante y también recomendable para posturear. Si os interesa tener más información de restos antiguos de Barcelona, os aconsejo este post



Autobús 59


Y terminamos con una última recomendación: si vais con el tiempo justo a Barcelona y queréis recorrer la ciudad de punta a punta, una alternativa es subiros al autobús número 59. Va desde el Eixample hasta el puerto por lo que a través de sus ventanas os aseguraréis ver gran parte de los imprescindibles: la Gran Vía, las Ramblas, el paseo de Colón y hasta la Barceloneta, un barrio que me encanta. Por supuesto, yo os aconsejaría que el paseo lo hicierais andando, pero es una buena idea para volver al hotel y hacer el recorrido contrario ya sentado, o incluso si lo que queréis es aprovechar el tiempo de camino a la playa para hacer algo de turismo. También en la Barceloneta podéis hacer unas fotos veraniegas más que molonas con el hotel W o vela de fondo, uno de los más famosos de Barcelona. 


Hasta aquí mis recomendaciones “postureras” de la ciudad condal. No quiero que nadie piense que son demasiado superficiales. La publicación pretendía tener un tono irónico y aprovechar eso de “las mejores fotos para Instagram” como excusa para elaborar un post diferente sobre Barcelona. Espero haberlo conseguido y si es así, escribídmelo en los comentarios porque mi intención es que tenga una segunda parte, esta vez, con recomendaciones culinarias, que sé que son vuestras favoritas en cualquier ciudad.

Un saludo y hasta la próxima. 
Dedicado a Ana Saá,
la mejor anfitriona del mundo

2 comentarios:

  1. Muy guay el post, pero yo estoy esperando al de la comida que es lo interesante de verdad!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Me pondré a ello en cuanto pueda. Jeje. ;)

      Eliminar