Páginas

domingo, 29 de octubre de 2017

Comidas del mundo en A Coruña: Hellas


Hola marineros.

Hace tiempo inicié aquí una serie de recomendaciones titulada Comidas del mundo en Coruña, fue con un post sobre el clásico Taj Majal, el restaurante hindú que lleva décadas en la zona de Riazor. Hoy os traigo otro clásico: Hellas un griego que lleva años afincado en la ciudad pero que aún no todo el mundo conoce, en parte por su situación. ¿Queréis que yo os lo descubra? Seguid leyendo.


Hellas abrió en el año 2001 en el callejón de la Estacada, 2. Para muchos esa dirección no os dirá nada porque aunque es una de las calles más céntricas de A Coruña pocos conocemos su nombre. Pues bien, situaos en La Marina, donde las dos casas de Paredes rompen su continuidad y hay un pequeño callejón con restaurantes, el famoso quiosco de prensa y el pub Backstage (más conocido con su anterior nombre, El Marítimo) pues es ahí, al fondo de la calle sin salida es donde está el Hellas.

Este restaurante griego nos recibe con su espectacular puerta en verde turquesa que a mí me encanta. Sin ventanas, lo que logra un ambiente acogedor e íntimo en su interior, tal vez por eso yo prefiero cenar que comer en él, pero eso ya son preferencias particulares de cada uno. 

Vamos a lo importante, los platos. A mi entender todos están deliciosos. Si nunca habéis ido a un griego os recomiendo la musaka, una especie de lasaña de carne y berenjena. Es un clásico. Pero si ya la conocéis, yo prefiero apostar por otras recetas como la brocheta de pollo con salsa de limón o el estofado de ternera. De entrante, la última vez que lo visité, con amigas, pedimos el queso a la plancha y, siempre que os guste el queso, está delicioso. También probamos las espectaculares croquetas de yogur griego y nueces. Un nuevo sabor  muy distinto a los habituales para que prueben los amantes de las croquetas . ¿Y quién no lo es?.

Si sois vegetarianos o simplemente preferís un plato más ligero también tenéis carta para vosotros: berenjena al horno, empanada de espinacas, habas estofadas, entre otros. Y eso si no han cambiado el menú, porque hace meses que no vuelvo, por supuesto, también hay sección de ensaladas.

Para acompañar, si queréis, tenéis bebidas típicas de Grecia. En nuestro caso, pedimos una clásica, Mythos, una cerveza ligera y fresca, ese estilo típico de los países más calurosos e ideal para tomar bien fresquita. 


En cualquier caso, si tenéis dudas, preguntad al camarero, son encantadores. Precisamente el servicio sería una de las cosas que destacaría de este restaurante. Te explican sin problema cada plato y tienen paciencia. Un ejemplo, en nuestro caso tuvimos que reservar bastante tarde por cuestiones laborales, aún así, hubo personas que se retrasaron sobre la hora prevista y no pusieron ningún problema. Prueba también de lo implicados que están en su trabajo es que cuando llamamos el local estaba cerrado y, pese a ello, tienen el teléfono desviado al móvil. ¡Fantástico!

Otro punto a favor es que su gerente es de origen griego, por tanto, sí sabe de lo que habla y de ahí que sus recomendaciones y consejos sean buenos. Estas pautas llegan hasta el café, ya que de postre una de mis acompañantes pidió uno tipo griego y hasta le enseñaron el modo correcto de tomarlo y saborearlo.  Nada de removerlo ni de tomarlo al momento. Tienen que reposar los posos y por ese mismo motivo no habría que agotarlo hasta el final. ¡Así es como queremos los camareros, proactivos y agradables!


Respecto al precio, no es baratísimo pero nada que se salga de lo normal. Además, en nuestro caso nos invitaron a los chupitos, y no nos sirvieron uno, si no que tuvieron la educación de dejar las botellas. Todo un detalle.

Rebuscando información por internet, he visto que es pet friendly, vamos que pueden entrar animales. Y no lo digo como algo positivo sino como aviso a los que no les gusta comer con perros a su lado o les parece una falta de higiene. En todo caso, las veces que he ido, a mí nunca me coincidió de encontrar un animal en el interior.

Y hasta aquí mi recomendación de hoy sobre el Hellas, el restaurante griego de A Coruña que no podía tener otro nombre, ya que significa Grecia, y al que le deseo un largo y próspero futuro. Da gusto encontrarse con gente a la que le gusta lo que hace y que pone pasión en ello.  Probadlo y ¡qué aproveche! Stin iyia sas!

¿Vosotros conocíais este restaurante? ¿También os ha gustado? ¿Y la temática del blog? ¿Creéis que debería continuar con mi serie de Comidas del mundo en A Coruña? Acepto encantada sugerencias porque me encanta leer vuestros comentarios. Así que venga, escribidme algo. ¡Muchas gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario