Páginas

martes, 4 de diciembre de 2018

7 lugares donde comer en Barcelona


¡Hola marineros!

Lo prometido es deuda. Allí por el mes de octubre redacté un post de viajes sobre mi última escapada y la primera en la que se instauró el hashtag #CaroEscapada. En el mes de mayo, sí, antes del verano y desde entonces sigo esperando otra oportunidad de viajar. En ese momento os anuncié una segunda parte de ese artículo con recomendaciones de restaurantes y cafeterías en Barcelona. Esta segunda publicación se ha hecho esperar, lo sé, pero aquí está (más vale tarde que nunca) dispuesta a ayudar a aquellos que, por ejemplo durante el puente de la Constitución, tengáis pensado volar a la ciudad condal. Tomad lápiz y papel, o mejor, compartid este post en vuestras redes sociales para que os quede guardado (¡toma sutileza!) y así saber dónde comer en Barcelona.



El tianguis


Esta fue mi primera parada recién aterrizada en El Prat. Mi amiga Ana (la mejor anfitriona del mundo y va en serio, te organiza las rutas de visita aunque ella vaya a estar trabajando) me llevó a El Tianguis, un restaurante mejicano sencillo y barato (palabra clave y complicada en una gran ciudad como Barcelona) con buen ambiente. Ideal si no tienes grandes pretensiones (la vajilla son platos de plástico) gracias a su relación calidad-precio. En el menú del tianguis el protagonista es el taco, lo tienen de todos los sabores ¡y desde un euro! El precio, depende de la hora y el día, por ejemplo, todos los martes y miércoles todos los tacos están a 1,5 euros y la cañita a un euro. Pero también hacen quesadillas, tostadas y tamales. Y el sabor, fántástico.


El Tianguis está en la calle de Villarroel, 42.


Mosquito Tapas 


Seguimos con comida extranjera pero ahora nos vamos al otro lado del mundo, a Asia, porque aunque el nombre nos lleve a equívoco las “tapas” del Mosquito son dumplings y gyozas (una especie de empanadillas orientales que seguro ya muchos conocéis). A mí me sorprendió porque los solía tomar de acompañamiento, pero en este restaurante son la estrella y plato principal. A mayores también tienen variedad de sopas orientales, carnes y verduras salteadas. Lo mejor es el sabor, hacía mucho que no probaba una comida asiática tan rica. Es muy recomendable. Eso sí, si os decidís a ir, paciencia. La espera puede ser larga y el local es pequeño (como casi todos los de moda en Barcelona) así que os tocará esperar en la calle, ya que tampoco reservan. Aún así, vale la pena y más si vas de vacaciones. ¿Qué prisa hay?


Mosquito tapas está en la calle Carders, 46, muy cerquita de la Ciutadella y el Arc del Triomf, así como de la catedral de Barcelona, por si queréis aprovechar a visitarlo el día que conozcáis el barrio Gótico y el Born.


Addis Abeba


Este es mi favorito sin lugar a dudas de todo el viaje. Ya tenía previsto visitarlo cuando estaba en A Coruña y no me llegaba el momento. ¡Y no defraudó! Addis Abeba es un restaurante de comida etíope en el que comes con las manos y todos de la misma fuente. Es uno de sus atractivos para los que nunca tal cosa vimos. Aunque hay carta, lo que casi todo el mundo pide y yo os lo recomiendo es el menú degustación (el que veis en la foto). Cuando la fuente llegó parecía poco pero os aseguro que una vez vas comiendo es contundente. Además, si eres vegetariano también es un buen lugar para ti porque hay muchos platos sin pizca de carne o pescado.



Lo mejor, sus camareros. Aunque son un poco desastre con la organización, son un solete y charlarán contigo como si fueras colega de toda la vida, así que pregunta lo que necesites. Conmigo se metieron bastante cada vez que sacaba fotos del local, jeje. ¡Ah! Y no te dejan escapar sin que pruebes su chupito típico, pero no me preguntéis de qué era que no lo recuerdo.


Addis Abeba está en la calle de Vallespir, 44, en Sants, y esta vez sí, ¡reservan!


El Nacional 


Y muchos diréis, ¿es que no hay comida de la tierra en Barcelona? Claro que sí. Es solo que me encanta la comida exótica (bueno, en general me encanta toda la comida) y cuando viajo aprovecho para probar restaurantes especiales como el anterior, que no tenemos en A Coruña (de momento). Pero aquí os traigo la recomendación patria y hasta el nombre le va al pelo: El Nacional, un proyecto conjunto del interiorista chileno Jaime Beriestain y el chef Carles Tejedor que ha dado como resultado un espectacular local (no se me ocurre otro adjetivo mejor para describirlo) de 2.600 metros cuadrados divididos en distintos ambientes, según los sabores que quieras probar. Hay brasería para las carnes, La llotja para el pescado, la tapería, la barra de vinos y embutidos, la barra de cócteles, la de ostras…

Como estaréis suponiendo, aquí ya subimos de precio, pero malo será que para picar algo no nos dé el presupuesto del viaje. Aunque no os quedéis a comer os recomiendo que, al menos, visitéis el local y sus baños (están acostumbrados a los turistas), un lugar ideal para sacar vuestras fotos postureo. 


El Nacional está en pleno paseo de Gràcia, en el número 24 bis, un poco escondido en una travesía sin salida (entre Gran Vía de les Corts Catalanes y calle Diputació).


La Boquería 


Pero si lo que queréis es tomar algo mientras os pateáis Barcelona, también os traigo alternativas de bocatas y picoteo. Una posibilidad es que aprovechéis la visita a la Boquería para compraros algo. Hay decenas de puestos de comida para llevar (ojo, vigila tu cartera cuando la saques, ya sabéis qué pasa con las zonas turísticas). ¿Mi propuesta? Puerto latino, con mil y una empanadillas y derivados.


Si prefieres bocadillo, muy cerca, en la calle Tallers (cruza con La Rambla) tenéis el forn de pa La Moderna con bocatas de toda clase, muy ricos que podéis tomar mientras seguís de ruta o descansáis en cualquier banco o parque próximo. Ya solo por su fachada modernista vale la pena la visita.



Be the store


Si el objetivo es tomar un café, hay mil y una cafeterías a vuestra disposición, pero hacerlo en un lugar tranquilo, eso ya es otra historia. Por ello, os traigo hasta aquí el descubrimiento de un lugar casi secreto. Pocos barceloneses sabrán de su existencia así que imaginaos los guiris. De este modo, os aseguraréis de que no hay cientos de personas a vuestro alrededor. Hablo de la tienda de ropa y complementos Be the store, una tienda muy especial que podríamos calificar de hipster (mochilas kanken, bicicletas, teléfonos antiguos…) que tiene una terraza interior muy chula en la que podrás tomar un café, un té o un bollo rodeada de plantas. Me recuerda a lo que hacen las grandes firmas como el H&M en paseo de Gràcia (también tiene un patio interior) pero este es mucho más íntimo.


Be the store está en la avenida Diagonal, 606.


Helados Rocambolesc


Y para terminar un post de comida, hay que recurrir a un postre, así que os recomiendo la famosa heladería de los hermanos Roca. No son baratos, pero señores, estáis pagando por alta cocina llevada a la heladería. Podéis elegir entre helados de tarrina o polos, que son muy graciosos porque se inspiran en elementos de todo tipo: desde la cabeza de Dark Vader hasta el dedo de Colón. Yo probé la mano de Jaime Lannister, un sorbete de naranja sanguina y mango. La verdad es que estaba sabrosísimo, pero al no ser un polo al uso, de puro hielo, se derretía más rápido. Es obligado  probarlos al menos una vez.


Rocambolesc de Barcelona está en La Rambla, 51-59 (al lado del gran teatro Liceu).

Hasta aquí la chapa de hoy. Si os ha sabido a poco, podéis leer más post de viajes, pinchado aquí. Y ya que habéis llegado hasta el final, por favor, decidme si os gustan este tipo de artículos, ya que parece que tienen más éxito las recomendaciones de A Coruña. Pero chicos, ¡hay que ver mundo y descubrir qué se cuece en otras partes! Nos vemos en breve, marineros.

1 comentario:

  1. !Siempre es estupendo visitar Barcelona! De los sitio que citas yo conozco los más clásicos, El Nacional y La Boquearía, ¿cómo no?
    Me hace gracia que ahí haya también un "Mosquito". En Galicia, "El Mosquito", de Vigo, restaurante marisquería, es de larga tradición,renombre y gran calidad que merece ser visitado cuando haya ocasión..
    ¡Sigue disfrutando y contándonos tus experiencias!

    ResponderEliminar