Páginas

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cómo ahorrar dinero en Navidad


¡Hola marineros!

¿Cómo lleváis diciembre? ¿Os ha embriagado ya el espíritu navideño y estáis de subidón o más bien ya de resaca? Bueno, si sois de los que la Navidad os asusta o simplemente necesitáis apretaros un poco el cinturón este año, no os preocupéis, que os traigo soluciones. El año pasado os recomendaba dónde comprar regalos para niños (podéis leerlo, aquí) y para adultos (aquí)  y este año me toca otra idea: Cómo ahorrar dinero en Navidad.



1. Apuesta por los DIY


Pues sí. Mi primer consejo es que recurras al típico “hazlo tú mismo” (Do It Yourself) tanto para regalos como para la decoración del hogar. Tranquilos, los que no sois mañosos, porque yo tampoco y además no tengo paciencia para crear grandes cosas. Pero por internet y YouTube encontrareis ideas más que sencillas para ahorraros unos euros. En lo que se refiere a la decoración, un clásico es hacer paquetes de regalo bonitos a modo de adorno, quedan geniales debajo del árbol o incluso colgados de las ramas si son muy pequeñitos. Además, el otoño puede ser nuestro aliado, recogiendo piñas, hojas secas (aunque estos días con lo que ha llovido será difícil) podemos crear centros de mesa chulísimos.





Y para terminar este primer punto os traigo uno de mis DIY favoritos. Lo descubrí hace un par de años, lo llevé a la práctica e incluso regalé uno y  fue un auténtico éxito. Por eso os lo recomiendo. Se trata de un ambientador navideño que conocí a través de una bloguera que por algún motivo ha querido desaparecer de la red y no os puedo enlazar su post. En todo caso, es bien sencillo, se trata de calentar agua y echarla en un tarro de cristal, mejor algo chulo para que después lo podamos decorar a nuestro gusto, en el que haya rodajas de naranja, una rama de canela y clavos. Así lo dejáis a temperatura ambiente hasta que enfríe y entonces lo lleváis a la nevera en donde deberá estar unas semanas. Luego lo sacáis, lo destapáis y ¡voilà! un ambientador ecológico listo. Si queréis que huela más, podéis ponerlo sobre un radiador o una vela para que se evapore.

Buscando a la bloguera en cuestión, he encontrado esta web en la que vienen otras combinaciones, pero la que os he dicho me encanta porque, para mí ¡huele a Navidad!


2. Estate atento a las ofertas prerebajas


Ya sé que pasó el Black Friday y el Blue Monday (ahora todas las ofertas tienen nombres raros) pero las tiendas están locas por que sigamos comprando, así que son muchas las firmas que ofrecen ofertas antes de que lleguen las rebajas de verdad después de Reyes (vamos las de Inditex, jeje). Pues bien, casi todas las webs tienen apartado de precios especiales o saldos, y además son varias las firmas que unos días antes del 5 de enero comienzan con los saldos, así que estaos muy atentos.


3. Recurre a tiendas de segunda mano o de productos descatalogados 


A ver, ya se que regalar cosas usadas puede resultar un poco cutre, pero cuando estamos hablando de libros, y siempre que estos estén en buen estado, ¿cuál es el problema? Para ello os traigo una recomendación, el baúl de Fer. Seguro que la mayoría conocéis su tienda de Riego de Agua, para mí siempre había sido El Baúl de los Recuerdos (no sé en qué momento cambió de nombre, si alguien sabe la historia que me la cuente) y muchos otros sabréis que tiene otro establecimiento en la ronda de Outeiro, 285, pero es que durante estas fechas han instalado un puesto temporal en el centro comercial Cuatro Caminos. Está en la planta baja, justo delante de Zara hombre y ofrece auténticas gangas. 


Yo os lo recomiendo especialmente para los que tenéis niños en vuestro entorno, ya que tiene todo tipo de libros para todas las edades a muy buen precio. Hablo por ejemplo de publicaciones con pegativas, juguetes, desmontables… Todo ese tipo de libros que suelen ser caros a precios de risa. Para que os hagáis una idea, hablo de obras que podrían costar 15 euros, a 3,95. ¿Es o no es una ganga? Y no son objetos usados ¡eh! Supongo que se trata de obras descatalogadas o restos de fábrica. 

Para adultos también hay ofertas, pero no tanto de novelas si no de libros temáticos y de gran tamaño. Tipo decoración, historia, cocina. La mayoría de tapas duras y a buen precio. Como guinda, la dependienta es encantadora. Os recomendará y atenderá amablemente. 


4. Propón el amigo invisible


Supongo que todos sabéis en qué consiste el amigo invisible, eso de regalar por sorteo a quien te toque y después adivinar quién te lo ha comprado. Pues bien, me parece una idea genial sobre todo para llevar a cabo entre personas con las que solo quieres tener un detalle como compañeros de trabajo o un grupo de amigos. La ventaja, que solo hacéis un regalo y aún así todo el mundo tiene el suyo. 

No os olvidéis de fijar siempre un presupuesto para que no haya malentendidos. Y no os lo perdáis, si lo tenéis que hacer a distancia y no puede haber sorteo en papel (como hemos hecho toda la vida) hay métodos para hacerlos vía Whatsapp (aquí un ejemplo de Xataca) y hasta aplicaciones por internet, como esta: amigo invisible online.


5. Compara precios y apuesta por las marcas blancas


Parece obvio, pero muchas veces por pereza o por el ritmo de vida que llevamos preferimos comprar todo en un único supermercado sin comparar entre establecimientos. Pues bien, para hacer desembolsos importantes como los de esta época es una buena idea comparar los precios de cada tienda y comprar las cosas por separado. Da el doble de trabajo, sí, pero os he dicho consejos para ahorrar dinero, no tiempo. Además, cuanto más os ciñáis a la lista prevista, mejor.


En el caso de los juguetes también puede ser útil, aunque en la mayoría de los casos, aquellos productos “de moda”, los que se anuncian por la tele, y que quieren todos los niños suelen moverse en los mismos precios.


6. Que todos participen trayendo algo


Puede sonar cutre, pero no lo es. Tal vez si eres la matriarca de la familia, te de más vergüenza decirle a tus vástagos que compren algo cada uno, pero no tienes por qué. ¿Qué tal si un invitado lleva los aperitivos, otro el vino y otro el postre? Parece que no, pero todo ayuda. 


7. No te vuelvas loco


Este consejo lo he dejado para el final porque creo que es el más importante y que podemos aplicar tanto a las comidas y cenas como a los regalos. Es muy fácil dejarse llevar por el ambiente navideño y el sentimiento consumista (yo la primera) y comprar cosas que no necesitamos y productos que nadie va a probar solo porque es Navidad. Bien, compremos con cabeza, hagamos una lista y si todos los años acabas tirando con esas peladillas que repartes por la fuente de dulces ¿por qué volver a comprarlas?

via GIPHY

Ya me contaréis cual de mis consejos os ha gustado más y si lleváis alguno a la práctica.  Como siempre, se aceptan también nuevas propuestas. Trataré de volver por aquí antes de que termine el año, pero no antes de Nochebuena. Así que:

¡Feliz Navidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario