Páginas

lunes, 27 de junio de 2016

5 consejos para viajar a Londres (ahora que aún forma parte de la UE)


¡Hola a tod@s!

Esta semana estoy desolada con el resultado del Brexit. Para mí ha sido un referéndum mal planteado desde el principio que da como resultado que un grupo de ciudadanos pueda cambiar el rumbo de todo Reino Unido e incluso de Europa.  Y sí, me parece una decisión egoísta e insolidaria, pese a que muchos defiendan que se trata de tener una mayor autonomía de Europa. Soy muy crítica con la Unión Europea, creo que sus decisiones (o más bien la falta de ellas) es lo que nos ha llevado a estar hoy aquí y a tener graves problemas, pero abandonarla no es la solución. La unión en todos los ámbitos fortalece y es lo único que nos puede permitir competir con otros grandes. Pero todos tenemos que estar de acuerdo en las reglas del juego (países pobres y ricos) y ahí es donde estamos fallando todos los estados y la propia UE. 

No sé si finalmente esta separación se llevará a cabo, dicen que no hay marcha atrás, pero ya hay personas que se arrepienten de la elección de su voto. Habrá que seguir atentos a cómo evoluciona el proceso. 

Mientras, son muchos los que todavía quieren viajar al Reino Unido y yo aconsejo hacerlo antes de que nos haga falta un pasaporte para entrar en la isla británica. Por ello, de urgencia, os dejo unos consejitos que deberíais conocer si tenéis previsto hacer turismo en la que todavía es una de las mejores capitales europeas:


1. Compra la Oyster card


Esta es la principal cuestión a tener en cuenta si viajas a Londres y lo primero que tienes que hacer al bajar del avión. Si aterrizas en Heathrow (aeropuerto en el que opera Vueling desde Alvedro) no tendrás que salir de la terminal, ya que te lleva directamente al Tube. Podríamos decir que es el bononús del transporte de Londres, pero mucho más importante que en otros países debido al precio del metro. 

Es muy fácil de conseguir en cualquier máquina del metro o en las oficinas de información de las estaciones más grandes. El precio, cinco libras, pero en realidad se trata de una fianza que te devolverán una vez te marches (si quieres, yo llevo con la mía desde 2007 sin ningún fallo).

La duda de los turistas suele estar entre si le compensa comprar una Travelcard con viajes ilimitados    y un coste de 32,40 libras para una semana en las zonas 1-2  (más que suficiente para turistear) o decantarse por un pay as you go, es decir recargarla a medida que gastes. Pues bien, todo depende del uso que le vayas a dar. Si eres de andar y solo subirás en dos metros diarios (uno para ir y otro para volver al hotel, por ejemplo) hablamos de unos 2,40 o 2,90 libras el viaje (según la hora) por tanto, menos de seis libras diarias. Aquí debes tener en cuenta los daily cap, que son unos límites diarios por los cuales, para las zonas 1 y 2 no pagarás más de 6,5 libras al día hagas los viajes que hagas. Así que si vas a hacer una escapada, por ejemplo de fin de semana, que no te engañen, no compres la Travelcard. Esta solo compensa a partir de los cinco días.

¡Ojo! Hay estaciones donde no tienes tornos de entrada/salida, pero entonces deberás buscar unas máquinas con un círculo amarillo por donde pasar la Oyster, de no hacerlo, podrían penalizarte si te localice el revisor, que no son pocos.


2. Espera a que los viajeros salgan del metro antes de entrar


La primera vez que viajas en metro seguro que pecas de ello. No sé si la situación es similar en ciudades españolas como Madrid o Barcelona, no lo recuerdo, pero en Londres, el intento de entrar al vagón antes de que salgan los demás se considera un gran falta de educación, bueno, y de orden. Ten en cuenta que en horas puntas el metro es un auténtico caos y si no se sigue un orden de entrada y salida sería más complicado aún mantener los tiempos. 

Si te cuadra esta hora punta y no puedes entrar en el primer tren, tranquilo, seguro que en menos de dos minutos tienes otro. Las frecuencias son muy, muy cortas, así que no te estreses, ¡que estás de vacaciones! Y en las escaleras mecánicas, ya sabes, stand on the right (mantente a la derecha) a menos que quieras subir andando.


3. Detén el bus 159


Una cosa que en A Coruña no hacemos es parar los buses. Si tú estás esperando, el bus automáticamente se detendrá sin necesidad de que tú hagas un gesto. Pues bien, en Londres no es así. El tráfico y el número de buses es tal que tendrás que indicarlo. Basta con levantar la mano y que te vea el conductor. Pero cuidado, desde hace años solo se pueden pagar con la Oyster, no admite efectivo. 

Yo no recomiendo decantarse mucho por los buses porque aunque te permiten ver la ciudad, el sistema es bastante más complicado que el del metro. Aunque hay una línea que sí te recomiendo, la número 159 ya que recorre todo el centro de Londres desde el inicio de Oxford Street en Tottenham Court Road hasta el London Eye. De este modo, por solo 1,50 libras podrás hacer un recorrido similar al de los buses turísticos, eso sí, sin guía. Te dejó aquí un enlace de Diario de un londinense en donde te lo explican mejor.



4. Pide agua del grifo en los restaurantes


En España si se nos ocurre hacer eso somos lo peor de lo peor, claro que los precios de la bebida (sea o no con alcohol) no son tan caros como en Inglaterra. Por tanto, pedir una jarra de agua puede ser una buena solución en aquellos restaurantes en donde el precio de la comida está cerrado pero no incluye bebida. Por ejemplo, los bufés del barrio chino o en el Effes que os recomendé aquí

En cambio, los menús de los Wetherspoon sí incluyen tanto bebidas con o sin alcohol a distinto precio. Aprovecha para probar las sidras de sabores. Aquí solo conocemos la asturiana, pero allí son muy habituales y las encontrarás en cualquier pub. 


5. Dale una oportunidad a las charity shops


Este último consejo para muchos puede parecer una locura. Las charity shops son tiendas en las que se venden cosas donadas por otros, como podría ser las de Cáritas o Centro Reto en España, y cuyos beneficios irán para obras de caridad. La mayoría tienen mala pinta y venden cosas que todos tiraríamos a la basura (de hecho, otros lo han hecho) pero también puedes encontrar algunos tesoros. Por ejemplo, muchos libros tirados de precio. Suele haber cientos de obras a una libra y cuentos para los más pequeños, claro que en inglés. 

También se venden restos de fábrica de los típicos souvenirs que en las tiendas del centro te costarán bastante más caros. Aquí puedes encontrar toda clase de objetos con la bandera británica todavía en su envoltorio original. Si eres de los que te gusta rebuscar en las tiendas de segunda mano, estos establecimientos son para ti. 


Acabo ya este post un poquito más largo de lo normal. Espero que hayáis llegado hasta el final y que me contéis qué os ha parecido. 

¿Qué opináis del Brexit?

¿Veis cutre eso de pedir agua del grifo?

¿Habéis utilizado la Oyster en vuestros viajes a Londres? Decidme si habéis entendido mi explicación, si no, intentaré aclararos vuestras dudas. 

¡Hasta la próxima semana!

2 comentarios:

  1. ¡Aaaaaaaaaay Caro, Caro! Yo pagaría por vivir en el mundo de piruleta en el que imagino que vive mucha gente occidental, porque vamos... Al igual que tú estoy flipando con la decisión de Gran Bretaña y, por supuesto, considero que es una locura que, a la larga, no traerá nada bueno. Pero vamos, que ya me espero cualquier cosa de cualquier país (no hay más que ver lo que acaba de ocurrir en este nuestro maravilloso Estado).

    En relación a tu entrada me encantan los trucos que das para viajar y, por ejemplo sí que he utilizado la Oyster en Londres. Y, por supuesto, pedir agua del grifo me parece maravilloso. En Francia también se hace, para ello se debe pedir: "une carafe d'eau" jiji. En mi caso casi nunca bebo en las comidas y me viene genial! Aquí muchas veces pido un agua y me traen una de medio litro que suele quedar prácticamente enterita en la mesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra verte de nuevo por aquí, Laura. Me apunto esa frase en francés por si algún día vuelvo a Francia (que espero que sí). Y respecto a la Oyster, ¿la has devuelto? Si no es así, ya sabes, guárdala que te vale para la próxima.
      La próxima vez que comamos juntas, nos pedimos una jarra de agua. ¡Sin vergüenza! Jajaja...

      Eliminar